plaza salvador allende, barcelona

Las reservas de suelo para espacios públicos en la ciudad de Barcelona estan Ilenos de episodios como el que ocupa la plaza Salvador Allende: solares donde inicialmente estaba previsto edificar y que las presiones vecinales de los ahos 70 convirtieron en terrenos destinados a use pablica Como consecuencia de este proceso no es de extrañar que este vacío urbano no reuniera las condiciones id6neas para cumplir un papel representativo en la trama urbana y que la intervención a realizar haya de poner en juego pesados mecanismos de construcción.

El espacio se encuentra frente a la iglesia románica de Nuestra Señora del Coll. Encajado entre medianeras y partes traseras de viviendas, presenta un desnivel de 20 metros entre sus extremos, de manera que, debido a su orientación, solo la zona inmediata a la iglesia tiene buen asoleo. Para añadir aún mas dificultades, la calle Hortal, que lo limita por su parte inferior, presenta problemas de rasante. Pese a que los edificios más recientes siguen la lineación prevista en el planeamiento vigente, las casas mas antiguas se encuentran a una cota notablemente mas baja.

Atendiendo a las peculiaridades de la topografia y los problemas a resolver, se ha optado por configurar tres plazas a tres alturas distintas: una que da a la iglesia de Nuestra Señora del Coll, otra a la calle Hortal y una tercera a un nivel intermedio detrás de los edificios que tienen acceso por la calle Santuarios.

La primera, frente a la iglesia, este pavimentada con adoquines de recuperación y dispone de árboles al lado de la medianera, la cual, además, se reviste con un trompe-l'oeil que la convierte en false fachada. Un banco lineal al borde del espacio actúa de balcón sobre las plataformas inferiores y una pequeña plataforma permite actividades públicas al aire libre.

La segunda plaza, frente a la calle Hortal, está levantada 1,35 m, respecto a ésta por el punto de mayor desnivel. Es de sauló y dispone de un arbolado frondoso y numerosos bancos. Constituye el espacio de juegos de los niños del barrio, desvinculado del tráfico intenso de la calle Santuarios.

La tercera se encuentra en un nivel a medio camino entre las anteriores. Tambien es de sauló y se concibe como espacio de ocio tranquilo para aquel que quiera aislarse tanto del tráfico como de la zona frecuentada anterior. A fin de que su contacto con las viviendas contiguas sea cuidadoso se ha realizado un nuevo cerramiento de los patios posteriores de éstas.

Enlazando los tres niveles un conjunto de escaleras recorre el espacio y configure una serie de pequeñas plataformas intermedias. En uno de ellos se encuentra una pequeña fuente ornamental que incluye el monumento a Salvador Allende. Los paramentos de hormigón que soportan todo este juego de escaleras crean unos diafragmas que constituyen el alzado del espacio público desde la parte inferior. En la zona más baja el gunitado necesario para consolidar los taludes se ha recubierto con piedras de rio dando lugar a una textura original que permite que las plantas trepadoras crezcan con facilidad.